in , ,

12 hombres sin piedad (12 Angry Men) [Online][SubsEspañol]

12 angry men
Título original: 12 Angry Men (Twelve Angry Men)
Año: 1957
Duración: 95 min.
País: Estados Unidos
Director: Sidney Lumet
Guión: Reginald Rose (Teatro: Reginald Rose)
Música: Kenyon Hopkins
Fotografía: Boris Kaufman (B&W)
Reparto: Henry Fonda, Lee J. Cobb, E.G. Marshall, Jack Warden, Ed Begley, Martin Balsam, John Fiedler, Robert Webber, Jack Klugman, Edward Binns, Joseph Sweeney, George Voskovec
Productora: Metro-Goldwyn-Mayer
Género: Drama | Drama judicial

Sinopsis:
Los doce miembros de un jurado deben juzgar a un adolescente acusado de haber matado a su padre. Todos menos uno están convencidos de la culpabilidad del acusado. El que disiente intenta con sus razonamientos introducir en el debate una duda razonable que haga recapacitar a sus compañeros para que cambién el sentido de su voto.

Deja un comentario
  1. Un analísis muy completo de los sistemas de justicias en el mundo y de los juzgadores que se dejan llevar por prejuicios y hasta por traumas personales, proyectándolos sobre los humillados y ofendidos en el planeta. Sin embargo, no falta quien tenga un amplio sentido de la justicia y haga valer la fuerza de su pensamiento humanista, para hacer recapacitar a los que toman la vida a bote pronto y tienen en sus manos el destino de un hombre. Este filme es una exhortación a tomar con responsabilidad, y a conciencia, todo aquello que puede ser crucial en la vida de los hombres, y a dominar la bestia que llevamos dentro.Espléndido papel actoral, en este filme, que le tocó representar a Henry Fonda.

  2. Hay épocas y situaciones lejanas, de acuerdo a lo que uno da por supuesto, cuando emplea los parámetros habituales del pensamiento, que sin embargo resultan próximas, fáciles conectar, actuales podría decirse, cuando se intenta la experiencia efectiva, derribando prejuicios que no aparentaban ser tales. El viejo cine no suele serlo tanto como el espectacular de hace un par de meses, porque se encuentra al margen de las modas, porque ha llegado a ser “clásico”, el referente de una sensibilidad que no puede ser ignorada, sin forzarse a demostrar mediante costosas campañas de marketing su importancia.
    Durante la segunda mitad de los años `50, comienza a desaparecer la fotografía en blanco y negro, la construcción minuciosa de los personajes y conflictos que se habían impuesto en el medio, tras seis décadas de existencia. La televisión había llegado para golpear (y despertar de su modorra) al cine comercial de muchas maneras. 12 Angry Men es la versión de un unitario televisivo, forma por entonces efímera de espectáculo dramático, que solía producirse en directo, exhibiendo ante la audiencia masiva la representación de los actores en pocos escenarios construidos en estudio, registrada por varias cámaras, sin posibilidad de volver atrás y corregir el producto.
    Hay algo formidable (y temible para sus productores) en esa tensión del directo, desconocida para el cine comercial de entonces, que todo lo corregía hasta obtener una versión relamida, perfecta, sin riesgos, de lo que hubiera debido ser real, conmovedor, por la inmediatez del trabajo emocional de los actores, registrado por los técnicos detrás de las cámaras. 12 Angry Men conserva esa base, que pasó del teatro a la televisión, por la similitud de recursos que utilizaban los dos medios. No es teatro en cine (la claustrofobia del filme sería imposible de replicar en el teatro) sino dramaturgia audiovisual, apoyada en recursos tan propios del cine como el primer plano y el espacio en off, y sobre todo por una construcción donde el personaje (cada personaje) es el vehículo fundamental de la acción.
    Eso reduce el peso del mundo exterior a la sala de deliberaciones del jurado. Existe (los pasillos, el tribunal, la calle, los edificios vecinos, el mundo de cada uno de los jurados) pero apenas asoma al encuadre. Eso reduce también el peso del tiempo antes y después de la reunión en la sala de jurados. Existe (la historia del acusado y los testigos, las circunstancias de cada uno de los doce hombres encerrados para deliberar) pero solo alcanza a manifestarse mediante el diálogo. Gran sinécdoque, el filme omite más de lo que muestra. O dicho de otro modo: expresa mucho más de lo que presenta, gracias a la participación del espectador.
    Sidney Lumet, director por entonces llegado de la televisión, no se preocupa de recordar a la audiencia que está haciendo cine y está capacitado para hacerlo, una situación que en ese momento hubiera sido considerada un progreso en su carrera profesional. Ha convocado a un fotógrafo como Boris Kaufman que recorre la Historia del Cine internacional, desde sus inicios en la Unión Soviética, con su hermano Dziga Vertov. Confía en el aporte de los actores, que han sido elegidos con el cuidado que suele reservarse tan solo a los protagonistas de Hollywood, y ellos corresponden con una dedicación que se corresponde con las oportunidades que les brinda el libreto de Reginald Rose.

  3. La película 12 hombres sin piedad nos dejan en claro la importancia que tiene el saber escuchar a los demás, ya que como se pudo apreciar en el cortometraje, por un integrante del jurado que estaba en desacuerdo con los demás, este logro ser escuchado y consecutivamente mediante sus argumentos convencer de manera paulatina a cada uno de sus integrantes. Dejando en claro la importancia que tiene en el ámbito social aprender a reconocer los errores para así lograr avanzar en la toma de decisiones, es importante para mi resaltar que las apreciaciones objetivas e imparciales del caso fueron las pertinentes para la adecuada resolución de este. Ya que de no ser así, se hubiese cometido una presunta injusticia o incluso no llegar a ningún acuerdo, y así verse en la necesidad de nombrar a otros doce integrantes para la toma de esta decisión. Por ende para ejercer un adecuado liderazgo es indispensable escuchar y respetar los puntos de vista de las demás personas, proponiendo soluciones efectivas y lógicas que permitan llegar a un común acuerdo justo y efectivo.

  4. Considero que Los doce componentes del jurado representan al ser humano en general en todas y cada una de sus facetas, nos encontramos diariamente con gente normal, común y corriente con la que es muy fácil identificarse, creo que todos hemos vividos experiencias personales en el trabajo en nuestro estudio, en grupos de interés donde toca decidir y coincidencialmente siempre nos encontramos con personas que siempre creen tener la verdad absoluta, que no convencen con argumentos sino que solo están unidos a un grupo numeroso y que por mayoría creen tener la razón, pero no, muchas veces la ignorancia es atrevida y en los diferentes puntos de vistas desde otra perspectiva se pueden aportar cosas que tal vez no teníamos en cuenta, está el dominante e impositivo que con gritos pretende convencer, por otro lado el recto, reflexivo, compasivo, e inteligente, y también los que no proponen sino que solo aceptan o rechazan una opinión, sin embargo cualquiera que sea la faceta del dialogo es importante saber escuchar y respetar el concepto del otro ya que tener un pensamiento crítico, inquieto y diferente es respetable, mantenerse en su sitio sin alterarse es de sabios, persuadir cuando todo el mundo está en contra es supremamente difícil, pero cuando existen argumentos y justificaciones solidas poco a poco se hará que los acontecimientos venideros tomen un curso distinto y estos generen replanteamientos de opiniones y en consecuencia…. Decisiones transformadoras para bien o para mal muy importante en las vidas de las personas. Se observa como Todos esos puntos de vista son desmontados cada vez que uno se va uniendo a la causa. Al final queda la verdad, y se tiene la satisfacción que se ha hecho justicia y la sensación de haber hecho lo correcto, sobre todo de salvar una vida inocente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Surplus – Consumidores Aterrorizados (Erik Gandini)

Neds (No educados y delincuentes) [Online][Español]